Xperia Play: Celular con Corazón Gamer (y Botones)

Posteado archivado en: Etiquetas:

 

Tengo el recuerdo, no hace mucho, de lo que significaba tener juegos en el celular. Era algo menor, un entretenimiento demasiado pasajero y sencillo que difícilmente podía equipararse con el poderío de una consola portátil. Era lógico. Una cosa era tener un celular para comunicarse y otra, muy distinta, era tener un aparato que permitiese poder entretenerse por varias horas. Todo eso cambió, casi de un paraguazo.

Hoy considerar un smartphone como un reemplazante de una consola portátil es algo que cada vez toma más sentido. Gracias a que los actuales celulares cuentan con poderosos procesadores, la posibilidad de hacer correr juegos de gran procesamiento y despliegue visual es algo real. Prácticamente al punto de que, para muchos, contar con una consola portátil ya es algo que no tiene mucho sentido. Es decir, tenemos que, en el corto plazo, es altamente probable que tengamos a una nueva víctima de la convergencia tecnológica.

Quizás la culpa fue del renunciado Steve Jobs y su iPhone que, sin querer queriendo, logró revolucionar la industria de los videojuegos casuales en teléfonos celulares. Porque hoy, los sistemas operativos más robustos –iOS y Android– permiten jugar como si nada. Sin embargo, dada la estrecha lucha por cautivar a públicos específicos, la industria de los celulares ha sorprendido últimamente al mercado con algunas novedades que, justamente, se han centrado en el público gamer.

Porque una cosa es contar con un buen arsenal de aplicaciones y juegos de última generación, de esos que en su gran mayoría se juegan moviendo el celular con las manos y apretando botones imaginarios en la pantalla. Pero otra, más distinta –y acaso anclada en la vieja escuela–, reside en la necesidad de contar con una respuesta física de nuestras acciones. En otras palabras: botones.

El caso del Xperia Play, de Sony-Ericsson, cumple justamente esa funcionalidad amparado en un mito (casi) urbano que ha estado circulando hace años: la posibilidad de contar con un aparato híbrido que mezclara la potencialidad de una PSP con un celular de última generación. La posibilidad estaba a la vuelta de la esquina. Y ahora finalmente ya está acá.

El Xperia Play no es el celular tope de línea de Sony-Ericsson. Es más, sin duda hay teléfonos más poderosos allá afuera. Pero ninguno de ellos tiene un alma tan gamer como éste. Y eso es justamente lo que lo hace un celular único en su especie. En términos prácticos, es un terminal que funciona con Android 2.3 y posee un procesador de 1 Ghz. El resto de los detalles técnicos los pueden encontrar por acá.

El otro detalle lamativo es todo lo referido a considerar el Xperia Play como un celular PlayStation. Seamos claros: este NO es un teléfono PlayStation, aunque sí tiene la certificación de la marca y, por supuesto, los íconos geométricos característicos de la consola de Sony.

Porque lo verdaderamente importante es que, al deslizar la cubierta, nos encontramos con un display de controles que claramente es una cuasi réplica a los controles –el dualshock– de PlayStation. Para que se hagan una idea. La experiencia es sencillamente notable. No sólo por lo práctico y por lo interesante de este híbrido celular-consola, sino que también porque jugar apretando botones es una delicia. Y eso tendría que ser lo más importante a la hora de jugar un videojuego. Siempre.

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someone


  • vicente

    estoy totalmente de acuerdo con Lu porque un smartphone nunca va a llegar a tener la misma gama de juegos que una consola portatil