playstation 2

LOS JUEGOS QUE HAY QUE TENER ESTA TEMPORADA

Posteado Etiquetas:

Este texto salió publicado en la edición de octubre de la revista Rolling Stone. Esta es la versión original:

A partir de este mes es cuando los juegos de video que valen la pena comienzan a aparecer, cuando en EE.UU. se acaba la temporada veraniega y la gente comienza a encerrarse en sus casas para capear el frío. Acá es al revés. Pero nos da un poco lo mismo: lo importante es jugar. Mientras se espera, claro está, el esperado desembarco del Nintendo Wii y el Playstation 3. Acá van algunos de los must de la temporada:

  • Bully (Rockstar Vancouver) Para PS2

Uno de los juegos más esperados para este año, esta es la nueva sorpresa de los estudios Rockstar, los mismos creadores de la polémica saga Grand Theft Auto. Bully se desarrolla en el ficticio y pituco colegio Bullworth. Allí, tu personaje pasa toda serie de desventuras colegiales –pololas, profesores, bromas varias–, pero principalmente, es enfrentado a los infaltables matones de patio. Trivia: el juego en Europa se llamará “Canis Canes Edit”, que significa “perro que se come al perro”. Interesante. Y por cierto, muy real.

  • Scarface: The World is Yours (Vivendi) Para PS2 / Xbox / PC

Basada en el clásico de 1983 dirigido por Brian de Palma, este juego en tercera persona te pone en los zapatos del mismísimo Tony Montana en una especie de secuela escrita por el gran David McKenna (Blow, American History X). Muy en la onda Grand Theft Auto, en donde debes realizar distintas –y violentas– misiones. Lo mejor: un medidor de “rabia” que cuando se llena, convierte a Montana en un energúmeno de aquellos. Sey jelou tu mah littel freeend!

  • Mortal Kombat: Armaggedon (Midway) Para PS2 / Xbox / Wii

No sólo es el juego de peleas más esperado del último tiempo (la última versión, el MK: Deception, salió hace exactamente dos años), sino que también es el último eslabón de una de las sagas de videojuegos más populares de la historia, con varias secuelas e incluso adaptaciones al cine. En esta ocasión estarán presentes todos los personajes de la saga además de, según palabras de su creador, Ed Boon, “una característica única que hará salivar a los fans”. Estaremos atentos, y desde ya salivando.

  • Saints Row (THQ) Para Xbox 360

¿Cansado de esperar el próximo capítulo del Grand Theft Auto? No hay problema: este juego saciará tu ansiedad de muy buena gana. Tanto, que incluso la crítica lo ha erigido como “superior” a la jugabilidad del GTA. Acá estás en la ciudad de Stilwater y eres miembro de una pandilla que busca dominar la ciudad. Pero claro, nadie dijo que esto sería fácil. Al igual que en el GTA, la gran gracia es el escenario: una ciudad en la que puedas hacer lo que quieras e ir donde gustes.


  • Just Cause (Eidos Interactive) Para PS2 / Xbox / Xbox 360 / PC

Bienvenidos al juego más grande del mundo. ¿Creías que ese título lo ostentaba el GTA: San Andreas? Ya no. Este nuevo título en tercera persona, que te sitúa como un agente encubierto de la CIA que comanda unas guerillas que buscan sacar del poder a un dictador sudamericano (ejem!) posee el gran detalle que, según sus creadores, el juego –ambientado en una isla tropical–, presenta un escenario abierto de más de ¡100 mil hectáreas! Lo mejor es la descripción del protagonista, Rico Rodríguez: un cruce entre Mad Max, el Mariachi, James Bond, Jack Bauer, Han Solo y… Enrique Iglesias.

  • Dead Rising (Capcom) Para Xbox 360

Es el juego que la lleva. Al menos, para la Xbox 360. El escenario es sencillo y muy, muy atractivo: eres un fotógrafo que está encerrado en un mall, a merced de cientos de hambrientos zombies. Muy en la onda El Amanecer de los Muertos. La diferencia es que acá tienes la posibilidad de contar con diversas armas para repeler los ataques, desde palos de golf y bates, hasta guitarras eléctricas, aceite hirviendo y claro, la infaltable motosierra. O sea, diversión garantizada.

  • Superman Returns: The Game (Electronic Arts) Para PS2 / Xbox / Xbox 360 / PC / Gamecube / Nintendo DS / PSP

Claro, es el juego oficial basado en la película, pero los que ya han podido probarlo aseguran que es el mejor tratamiento que se la ha dado a un superhéroe para consola alguna. Y con los mejores sonidos y gráficos posibles. La idea principal es defender a Metrópolis de varios y colosales desafíos y villanos como Metallo. Existirían tres modalidades de juego: rescate, vuelo y combate. Y la cosa se ve suculenta. Es cosa de ver el video en la página oficial para quedar de verdad boquiabierto.

BULLY: DE VUELTA AL COLEGIO

Posteado Etiquetas:

Y ha sucedido. El Bully ya está entre nosotros. El juego más polémico y esperado del año. El nuevo batatazo de Rockstar Studios –creadores de la saga Grand Theft Auto–, acaso la tienda de videojuegos de más renombre en el último lustro. Por lejos.

Entonces, claro, ahora que el juego ya está disponible en tiendas, vale la pena preguntarse si era para tanto todo el hoopla que venía junto con el juego. O finalmente, nada más que hype. Personalmente, me quedo con lo primero. Y por varios motivos.

Primero: el juego, bajo una primera y simple lectura, se podría mirar en menos y considerarlo sólo un capítulo más del GTA, algo así como las aventuras free roaming del hijo de Tommy Vercetti, pero en un internado. Falso. Si bien la metodología –o el motor– del juego es así (espacios libres, mucho recorrido, misiones paralelas a elección), ese es el único punto de comparación real con el GTA. Porque el Bully es un juego quizás no tan ambicioso en alcance, y se agradece.

La sensación prácticamente de agorafobia que produce un juego como el GTA: San Andreas puede llegar a ser a veces ahogante. En el Bully eso felizmente no ocurre: acá hay un completo dominio y alcance de los límites físicos del mapa del juego. Muy en la onda, el tono y el humor de viejos clásicos escolares como el viejo y querido Skool Daze y el bizarro Mikie, de Konami.

Segundo, el juego venía rodeado de esa aura violentista que a los conservadores les encanta hincar el diente. Eso obviamente ayudó a que se comenzara a hablar del juego casi un año antes de su lanzamiento. Y ok, dado el historial de Rockstar y las temáticas políticamente incorrectas (y que amamos) de sus juegos, es entendible en principio que el Bully levante inquietudes. Pero no. No es para tanto.

El juego no es más violento que el que más. Además, no hay asesinatos. De hecho, nadie muere en el juego. Toda la “violencia” que se aplica (y que de inmediato es penalizada cuando se ejecuta de manera gratuita) es de carácter colegial. Ni siquiera hay sangre en el juego. O sea, “chiquilladas”: polvos pica-pica, peorrillas, pistolas hechas de botellas plásticas, bolitas, petardos, huevos, etc., además del arma más letal y efectiva de todas: una honda.

Tercero, pongamos en la balanza otro de los candidatos a juego del año: el Okami. En términos visuales, incluso en originalidad, Okami sin duda que es un título que dá que hablar y es estimulante de jugar y de ver. De hecho, sus gráficos son sobresalientes. Pero lo más importante de todo, su jugabilidad, es poco adictiva. Incluso media fome. Rara. Con una historia poco interesante y derechamente bizarra. Los personajes, ídem.

En cambio, Bully se vanagloria no sólo de crear al personaje del año –su protagonista, el sin par adolescente Jimmy Hopkins– sino también de crear historias y personajes únicos y no meramente caricaturas unipersonales. Es más: la galería de pesonajes del Bully, en términos de riqueza argumental, es impresionante

Jimmy Eat World: sólo contra el mundo, Jimmy Hopkins deberá hacerse respetar por sus pares escolares.


Cuarto, el Bully aplica todo el potencial que permite el una consola. Resume todas las posibilidades de juego posibles: disparos en primera y tercera persona, secuencias de teclas y botones, peleas mano-a-mano, interacciones sociales, manejos y carreras (además del uso de vehículos poco conevncionales), misiones de todo tipo, mini-juegos por doquier, etc. ¡Hasta hay una sopa de letras! Es decir, hay entretención variada todo el rato.

Y quinto, por que es el juego que más me ha gustado, que más me ha entretenido, que más me ha hecho reír y que más adicción me ha producido durante este año. Motivos suficientes para ensalzarlo como el más serio candidato a juego del año. Sino derechamente el mejor.

Metacritic le otorgó una nota promedio de 87 al juego y si aún no lo has probado, puedes visitar la página oficial del juego acá.

SCARFACE: THE WORLD IS YOURS, PUTO CABRÓN!

Posteado Etiquetas:

“Sey hellooo to ma littel frend!!!”—Tony Montana en Scarface.

Lo mejor del juego es su premisa: ¿qué hubiese pasado si al final de la película de Brian de Palma, Tony hubiese adivinado que alguien venía por atrás para volarlo en mil pedazos y la cosa hubiese sido alm revés? Pues así es como comienza el juego: mata s a todos los hombres de Soza, escapas de la mansión y comienzas de cero. La idea, claro, es retomar el control de tu imperio y de la ciudad de Miami. Tal como en el GTA: Vice City.

Entonces, la idea es renacer. Para esto, Tony deberá realizar una serie de misiones que van desde perseguir tipos, amenazarlos a golpes, aniquilar bandas rivales, transar cocaína y hasta conseguir chicas. Todo esto, por dos motivos básicos: amasar dinero (que finalmente es el gran objetivo del juego) y aumentar tu reputación. Tal como en, em, el GTA: Vice City. La diferencia es que acá cuentas con un medidor de bolas (sí, de testículos) que al momento de ser llenado, desata el modo “rage” que no sólo transforma el juego en primera persona y te hace invulnerable por algunos segundos; además, regenera tu salud por cada tipo que matas. Gran detalle que hace que el juego cobre un interés extra.

Para realizar las misiones encomendadas, el juego provee un generoso arsenal de armas y vehículos: autos y lanchas –de todo tipo, tamaño y velocidades– al clásico arsenal que va desde armas cuerpo a cuerpo (la motosierra es obviamente la más divertida de todas) a potentes carabinas de asalto como la que uso Tony para defenderse de los matones de Soza al final de la película.

Los gráficos del juegos son totalmente estándar para un juego de este tipo. Y si fuera un poco más crítico, diría que el GTA: San Andreas tiene gráficos mucho mejores. Sí hay que reconocer que el modelo de Al Pacino está muy bueno y se parece bastante al original. El resto de los habitantes de Miami es totalmente genérico y repetitivo (los policías, los dealers, los pandilleros, las chicas, etc.). Los diálogos están ok, aunque con un impresionante léxico de garabatos que harían sonrojar al mismísimo Daniel Viclhes y sus Académicos de la Lengua, especialmente cuando uno aplica el modo “rage”, donde Montana se manda una perorata de aquellas.

Who’s your daddy cool, cabrón: Tony despacha una banda rival, pero siempre con estilo (latino, claro).


El otro detalle interesante son las voces. La de Montana no está doblada por Al Pacino, pero sí por un actor (un tal André Sogliuzzo) que fue personalmente escogido por él. Y lo hace bien. Se acerca bastante al acento, a los modos y al estilo de Pacino en el original. Como trivia, Robert Loggia (Frank López en la película) y Steven Bauer (Many en la película, brazo derecho y mejor amigo de Tony, además de estar obsesionado con su hermana Gina) aparecen con breves cameos vocales interpretando a personajes en el juego. Cool.

Por su parte, la banda de sonido es un agrado. Muy en la onda de revival de las estaciones de radio del GTA: Vice City, el soundtrack de Scarface está lleno de hits (y one-hit-wonders) ochenteros, desde Billy Ocean e Iggy Pop a desconocidas joyitas como los new-wavers Wire Train. Pero también hay hip-hop old skool, música cubana, neo-heavy metal, hardcore (¡está Suicidal Tendencies!) y hasta reggaeton. Todo, armado como compilaciones en casete (buen detalle).

Metacritic le otorgó una nota promedio de 75 al juego y si aún no lo has probado, puedes visitar la página oficial del juego acá.

FAMILIAS ANIMADAS

Posteado Etiquetas:

Personalmente, soy un gran fanático de la series animadas y actualmente, mi triunvirato está conformado por Los Simpsons, seguidos muy de cerca por South Park y Family Guy. Aunque no necesariamente en ese orden. Pero sí son mis series favoritos y le rindo una devoción fanática rayana en lo nerd (obvio).

En lo que se refiere a videojuegos, son Los Simpsons –lejos los que mayor cantidad de videojuegos tienen inspirados en su nombre. Desde el magnífico y clásico arcade de 1991 (ese que permitía cuatro jugadores simultáneamente) a las distintas versiones para Super Nintendo y Sega Genesis (la mayoría centradas en el pesonaje de Bart: Virtual Bart, Bart’s Nightamre, Bart vs. The Space Mutants, etc.), computadores y de ahí en adelante hasta quizás el mejor título de la serie: el The Simpsons: Hit & Run.

"Whoah, someone smells stinky! Oh, its me." The Simpsons: Hit & Run. Gran juego.

South Park, serie que no esconde el gusto por los videojuegos como lo han demostrado Trey Parker y Matt Stone en varios capítulos, irónicamente no tiene un solo título que valga la pena. El que tuvo mayor bombo fue el juego del mismo nombre editado por en 1999. Pero el juego, incluso para los standards de la época era bien penca y pobre. Malos gráficos y una débil excusa para la historia. O sea, todo un bochorno. Después de eso hubo un par de títulos más, pero eso sería.

 "I’m not fat! I’m big boned!".Cartman se queja, pero en verdad fuimos nosotros los que tuvimos que quejarnos frente a este pedazo de mediocridad.


¿Y
Family Guy? Pues bien, esta semana se estrena el primer juego basado en la famosa serie de Seth MacFarlane, que transmite Fox. El trailer, al menos, se ve sabrosísimo. Yo no aguanto las ganas de hincarle el diente.


GOD HAND: CHULETAZOS FREAK

Posteado Etiquetas:

“A Ball-Bustingly Hard Game. But Fair.”—Trailer de God Hand.

Clover Studios debe ser una de las tiendas de videojuegos más freak que existe. Son japoneses, por supuesto. Pero por dios, ¿qué clase de arroz come esta gente? Ya había comentado en otro post la hermosa rareza sicodélica de Okami y este nuevo título, épicamente bautizado como God Hand, confirma lo anterior.

El juego es un beat’em up ceado por Shinji Mikami (padre del Resident Evil) en donde el único objetivo es repartir chuletas a diestra y siniestra de la manera más vistosa posible. Algo así como los nietos anfetaminados del ochentero Double Dragon. El juego está ok, en donde los combos para repartir combos (tsk, tsk) se aprenden rápido y si se aplican bien, son sumamente efectivos. Hasta ahí todo bien. Pero en donde el juego se vuelve chistoso es en la historia. Y los personajes. ¡Y los diálogos!

En rigor, el juego es un western. Pero japonés. Con personajes sacados del manga más delirante posible. Como una mezcla entre los monos del Mortal Kombat cruzados con los de Dragon Ball Z. Pero en el lejano oeste, con saloons y todo. La historia versa sobre Gene, un poderoso guerrero que logró derrotar a Satán (!) gracias a sus poderosos brazos sobrehumanos –la mano de dios, pero no de la de Maradona– con los que fue bendecido al nacer. O algo así, qué importa.

Pero lo que hace sobresalir a este juego son los pequeños detalles que lo acompañan. Desde la banda sonora, mezcla entre banda de sonido spaghetti western de Ennio Morricone, fusionado con tecno y música surf, a los insanos diálogos que incluso se ríen astutamente de los clichés de los mismos videojuegos. Onda al final de una etapa “¡al fin, un boss de verdad!”.

El sentido del humor es sin sentido y por eso, genial: entre las combos se cuenta una patada trasera a los cocos del oponente, uppercuts que envían a la víctima al espacio sideral y sartenazos en la cabeza (¡con risas grabadas de fondo!). Eso, sin contar a un par de bosses escandalosamante miéchicas y a unos extraños coqueteos con la cultura XXX, con revistas porno y spanking incluido. Sólo por eso, el juego vale totalmente la pena.

"¡Poderes de los gemelos fantásticos actívense!": los bosses gay de God Hand.


La lata, tal como lo dice el trailer del juego, es que es increíblemente difícil. Algunos monos (como un apestoso demonio azul con media cabeza) son muy difíciles y aparecen demasiado seguido. Y empezar de nuevo las etapas puede llegar a ser muy frustrante. Y lo otro es que, bueno, a pesar de que los diálogos sean en un perfecto inglés, los menús son lamentablemente en nipón.

De todos modos un pequeño hallazgo freak para alegrar un rato el fin de semana. Y ojo, está disponible sólo para el PS2. El link oficial del juego (vale la pena) está acá.