XBOX AFTER OFFICE 2008

Posteado archivado en: Etiquetas:


… y el jueves fue el Xbox After Office 2008, acaso el evento gamer más esperado del año en nuestro país. La expectación era alta, ya que el año Microsoft Chile se sacó los zapatos con un evento similar, que tuvo al Halo 3 como enganche, y que se realizó en el Arena Movistar.

Esta vez, no hubo un título específico (aunque podríamos mencionar el Gears of War 2 como gancho), pero sí debutaron otras novedades como el Lips, el nuevo juego de karaoke con el que Microsoft pretende tener una tajada de los juegos musicales casuales. Mal que mal, el Karaoke Revolution y el Singstar, entre otros, son grito y plata. Pero volvamos a lo nuestro.

El XAO esta vez se desarrolló en el Parque Bicentenario, en la comuna de Vitacura. Todo estaba armado con gigantes domos blancos. Y a partir de las 20 horas, comenzó a llegar mucha gente, incluidos baluartes periodístico/faranduleros como Santiago Pavlovic, Eliseo Salazar, Rafael Cavada, Nicolás Copano y el hijo de Jorge Hevia, entre muchos otros. Lógicamente, hubo un alud de tragos, bebidas, comidas y otras delicias que de verdad hicieran la velada un deleite. La gente gozaba.

Hubo breves palabras de Luiz Marcelo Moncau, el nuevo big boss de Microsoft Chile, y la gran Carola Téllez, quien está acrago de la Xbox en nuestro país. Todo fue rematado por la ex Saiko, Denisse Malebrán, quien cantó unas canciones del Lips, incluida una propia (el jueguito permite conectar dispoistivos móviles para subir canciones, ¡notable!). La gente aullaba.

Saiko-tica: Denisse Malebrán, con el Lips de fondo, daba lo mejor de sí para el deleite del respetable. De hecho, el juego de karaoke fue uno de los más populares de la velada.

Por mi parte, me quedé junto a unos amigos justamente jugando Lips y riéndonos un buen rato con las canciones, aunque el ruido general impedía escuchar muy bien lo que estaba pasando. Pero no importó demasiado. Me habría gustado jugar un rato al Scene It!, pero como era de esperar, no lo soltaron nunca. Tendrá que ser para la próxima. Como sea, ¡grande Microsoft!