Android·Destacados·Reseñas·Smartphones

Lenovo Tab P12: Práctica, Funcional y Entretenida

Podríamos decir que la nueva apuesta en tablets de Lenovo -uno de los cinco fabricantes globales- es más bien democrática, porque es un aparato todo terreno, ideal para todo público. 

Por Alejandro Alaluf

 

Tablets. Siempre con la dicotomía entre ser un aparato de productividad muy portátil o uno de consumo. La verdad es que pueden ser perfectamente ambos, si el modelo viene con las cualidades necesarias para poder saltar de un espacio a otro, con fluidez y sin problemas.

Lenovo, el gigante tecnológico que algo sabe sobre tablets, acaba de estrenar un gran modelo -la Tab P12, de lo más llamativo de los últimos meses-, en un aparato que es capaz que cumplir con todas las expectativas técnicas, pero además con accesorios fundamentales y lo mejor de todo, un precio final muy atractivo para un producto que no se vanagloria con ser un producto de gama alta, pero que parece que sí lo fuese.

Puede que su modelo del año pasado -la versión pro- tuviese mejores características, pero esta ambiciosa tablet, que más bien cae en la gama media, debería satisfacer fácilmente las necesidades de la gran mayoría de los usuarios.

Unboxing: Funcional Fuera de la Caja

Luego de abrir la caja, lo que primero que destaca es la pantalla. Hablamos de 12.7 pulgadas de un prístino cristal AMOLED capaz de reproducir contenido en 3K , y que viene acompañada con cuatro parlantes JBL y sonido Dolby Atmos. Quizás la pantalla del aparato sea lo que más impresión cause.

En las manos, es una tablet robusta y quizás algo voluminosa para algunos usuarios. Pesa 630 gramos, lo que no es poco, aunque tampoco llega a incomodar. Es un aparato grande, robusto, pero con buen agarre.

Tiene un marco (algo grueso) de 8 mm, que redunda en una visualización de pantalla de un 87 por ciento. Lo anterior, para evitar que el tacto involuntario durante el agarre active algo no deseado dentro de la pantalla.

Con apenas 6,9 mm, podríamos decir que es un aparato delgado. Además, agreguemos que el dispositivo cuenta con una entrada microSD para almacenamiento externo y que el botón de encendido tiene funcionalidad biométrica, algo de lo que no todos los fabricantes se pueden jactar.

El gran detalle, por supuesto, es su teclado mecánico, su cobertor y su stylus o lápiz digital. Ambos elementos, que vienen afortunadamente dentro de la caja, maximizan las utilidades de la máquina para transformarla en una estupenda herramienta de productividad y entretenimiento, con la posibilidad de acomodarla en cualquier superficie.

Además de eso, el empaque además viene con un cargador quickcharge de 30 W USB-C, el cable correspondiente y garantía por un año.

 

Performance Inicial

Insistimos: la pantalla del Tab 12 se roba el show. Es una pantalla AMOLED de 3K (2944 x 1840) que posee todos los detalles para que la experiencia de visualización sea de un texto, una película, un sitio web o videojuegos, se vean de la mejor forma posible.

Es cierto: su tasa de refresco sólo llega a los 60 Hz, lo que probablemente es algo bajo para el estándar actual, pero la gran mayoría de las aplicaciones van a correr sin mayores problemas de fluidez.

Aquí es donde pueden verse las diferencias más notorias respecto al modelo del año anterior, que también comentamos en su momento. Lenovo entendió que tirar toda la carne a la parrilla no es necesariamente la mejor estrategia, En vez, en esta ocasión se ha preferido establecer un ecuánime balance entre prestaciones y características para alcanzar un precio atractivo. Personalmente, creo que la han logrado.

Si bien en esta ocasión contamos bajo el capó con un nuevo procesador, el MediaTek Dimensity 7050 (en vez del Snapdragon 870 del año pasado), un procesador relativamente nuevo que igualmente hace bien su trabajo. Contamos con 8 Gb de memoria RAM, junto con 256 Gb de almacenamiento, lo que está bien, en términos promedio.

Pero mi temor se vio infundado. A pesar de la falta de músculo en comparación con el modelo Pro del año pasado, todas las tareas básicas que realicé, desde tener varias ventanas abiertas corriendo de manera simultánea, hasta la reproducción de videos y por supuesto, videojuegos, la tablet nunca tuvo ningún contratiempo. Bien ahí.

El sonido es óptimo en términos de claridad y potencia y se nota que Lenovo le puso una oreja al tema con sus cuatro parlantes JBL. Sin embargo, a pesar de la posibilidad de conexión vía bluetooth, se echó de menos contar con una salida Jack 3.5” para audífonos alámbricos.

También, hay que decirlo, las cámaras -de 13MP y 8MP para el lente para selfies- no son la gran cosa, aunque personalmente siento que, a diferencia de un smartphone, las cámaras están lejos de ser el principal elemento de una tablet. Para lo esencial, están ok.

Finalmente, tenemos una buena batería de 10200 mAh, lo que garantiza una buena autonomía, que en términos ideales puede llegar a durar ininterrumpidamente hasta ocho horas promedio de uso. Nada de mal.

 

Conclusión

Sin ser una tablet que destaque per se, la Lenovo Tab 12 es una excelente alternativa que reúne prestaciones decentes, una muy buena performance, una gran pantalla y finalmente un precio atractivo que logra que toda la propuesta tenga sentido.

Gracias a que incluye una muy buena cubierta con teclado y un lápiz stylus, esta probablemente sea la mejor tablet en relación precio/calidad que hoy se puede encontrar en el mercado.