Destacados·Reseñas·Videojuegos

Marvel’s Spider-Man 2: Bigger, Stronger, Better

Especificaciones técnicas

  • Estudio Insomniac Games
  • Publisher Sony Interactive Entertainment
  • Plataformas PlayStation 5

Los juegos basados en Spider-Man, también conocido como El Sorprendente Hombre Araña, han existido desde (casi siempre). Al menos, desde el Atari 2600, según mis recuerdos. Pero claro, pocos de hecho dejaron realmente alguna huella, salvo quizás menciones honrosas dentro de la franquicia como el Maximum Carnage para la SNES y la Sega Génesis a mediados de los 90s.

Quizás aquellos que salieron poco después para la época del PlayStation 2 -todos desarrollados por Activision-, que coincidió con el estreno de la primera trilogía, la de Sam Raimi, muchos años antes del universo Marvel, son históricamente los más recordados, y con razón: estaban bien hechos.

Básicamente la mecánica era estar dentro del traje del súper héroe y atravesar la ciudad de Nueva York, que progresivamente ha ido mejorando hasta convertirse hoy en una réplica casi fotorrealista de la Gran Manzana, usando telas de araña. La historia y el combate, la verdad, poco importaban y estaba ok: la idea era replicar la fantasía del empoderamiento arácnido.

Posteriores títulos para múltiples plataformas, basados en el personaje de Marvel, no dieron mucho que hablar, hasta que a mediados de la década pasada Insomniac Games se quedó con los derechos del personaje, para luego asociarse con Sony y publicar inicialmente de manera exclusiva nuevas aventuras, pero con toda una nueva reinterpretación de su universo, más allá de las películas, las series y los cómics. Buena movida.

Brother’s Keeper: Incluso si sólo si nos remitimos al canon actual del personaje, la historia que ofrece el juego es sumamente dinámica, fresca, actual y entretenida.

 

Tras dos exitosísimos títulos, el 2018 y el 2020, este último con el personaje de Miles Morales como protagonista, tenemos esta tercera entrega que sin embargo se titula Marvel’s Spider-Man 2. El título no sólo hace referencia a una continuación; también se refiere al hecho de que ambos arácnidos están presentes en el juego: Peter Parker y el mismo Miles Morales, que ahora trabajan en conjunto.

Para quienes hayan jugado los títulos anteriores, hay que decir que lo básico se mantiene, es decir, estamos frente a una aventura sólo para un jugador en donde tenemos la perspectiva en tercera persona. Como siempre, tenemos a una extremadamente bien reproducida ciudad de Nueva York como patio de juegos, en donde nuestros dos héroes tendrán múltiples actividades para desbloquear coleccionables, armas, gadgets y, nuevamente, trajes icónicos e históricos.

La ecuación claramente ha resultado exitosa, lo que ha redundado en que el juego vendiera 2.5 millones de copias en apenas 24 horas, para alcanzar posteriormente las cinco millones de copias en los siguientes diez días, transformándose así en el videojuego exclusivo de PlayStation que más rápido se ha vendido. No es para nada algo menos, considerando la calidad y popularidad que tienen los títulos exclusivos de Sony.

Es que el juego es de verdad sumamente entretenido y relativamente fácil de manejar, junto a que la historia está bien narrada y termina siendo lo suficientemente entretenida como para no reclamar por la no posibilidad de saltar las cinemáticas. Así, la mecánica de control para los héroes, mientras se desplazan por la ciudad atravesando rascacielos o el Central Park, es una delicia que hasta llega a ser relajante. Hay adiciones extra muy bienvenidas a las mecánicas de traslado, pero no contaremos las sorpresas.

Hay que aclarar que la historia es independiente a las películas, aunque definitivamente hay múltiples guiños al universo general del personaje, a través de sus personajes y los trajes que ambos protagonistas van acumulando a lo largo de la aventura. Sin dejar spoilers, diremos que hay giros narrativos interesantes, aunque a veces la historia peca de ser sobre indulgente en varios pasajes.

En términos técnicos, el juego es también un agrado, integrando todo lo esperable en una aventura de última generación que si bien gráficamente no deslumbra con relación a juegos anteriores (la calidad se mantiene), es sobresaliente en todos los departamentos, especialmente en el sonido y en la visualización general. Es muy eye candy, como se le dice. Y demasiado entretenido.

 

Super Duper Double Looper: el alternar a Miles y a Peter entre misiones y puzles, le otorga una refrescante variación al personaje principal, especialmente en lo que se refiere a las mecánicas de combate.

 

Quizás lo más atractivo del juego sigue siendo las mecánicas de combate. Inspiradas claramente en las peleas de la saga Batman creada por Rocksteady, nuestro héroe nuevamente alterna entre la exploración de los distintos rincones de la ciudad y las peleas con villanos varios de distinto calibre, con un variado arsenal de poderes, gadgets y escenarios que permiten la libre estrategia (incluyendo el sigilo) a la hora de despachar a los patos malos.

Ahora, seamos justos: no es un salto cuantitativo si lo comparamos con el primer juego. Es la misma fórmula, pero pulida y mejorada. Y está bien. Aunque me quedan dudas respecto a la historia (¿será de interés para alguien que no conoce tanto a Spider-Man?) e incluso con ciertas secuencias de sigilo y exploración que ayudan a romper con la monotonía, pero que no queda claro si realmente ayudan o no al desarrollo y la fluidez de la historia. Detalles, aunque personalmente me rompieron con el flow y la dinámica de la acción.

Lo importante es que el éxito comercial del título va de la mano con un buen juego que se sustenta en una receta conocida, pero que vaya que funciona bien. Entretención garantizada para grandes y chicos.